fbpx
 
Empezar

BlogRazones por las que tu hijo no se concentra en el estudio

junio 4, 2021by aloha-colombia0
https://alohacolombia.co/wp-content/uploads/2021/06/girl-1641215_1280-1.jpg

En los tiempos actuales la concentración infantil parece un reto inalcanzable, en algunos casos. El acceso a equipos de navegación, los videojuegos y la ansiedad que genera el ambiente escolar, podrían ser los responsables de esta situación, tan frecuente en los hogares de hoy. Por fortuna, en la actualidad se cuenta con grupos de profesionales...

En los tiempos actuales la concentración infantil parece un reto inalcanzable, en algunos casos. El acceso a equipos de navegación, los videojuegos y la ansiedad que genera el ambiente escolar, podrían ser los responsables de esta situación, tan frecuente en los hogares de hoy. Por fortuna, en la actualidad se cuenta con grupos de profesionales expertos, dispuestos a ayudar a las familias.

Para que no realices gastos excesivos o innecesarios, antes de que acudas a alguno de ellos, te daremos varios consejos, con el fin de detectar qué sucede y así tomar la mejor decisión, en pro del bienestar de tus hijos.

 

Consejos para padres en apuros: ¿qué hace que mi hijo no se concentre?

Antes de inscribir a tu hijo en múltiples programas de apoyo, revisa los elementos que aparecen en el artículo. Es posible que el problema se pueda resolver de una forma más sencilla y con menor impacto emocional negativo para los niños.

 

Observa el ambiente de estudio

En la literatura dedicada a este tema, los expertos afirman que, para que un niño o un joven pueda estudiar con la mayor concentración posible, es necesario revisar que el lugar en el que se encuentre tenga las siguientes características:

  • Buena iluminación
  • Bajo nivel de ruido
  • Contar con una silla y mesa destinadas estrictamente para el ejercicio académico
  • Materiales de estudio: (Computadora, lápices, papel, libros, etc.).

Si tus hijos son de los que estudian con demasiados distractores, háblales y establece acuerdos sobre el uso del Internet, las horas de televisión a día y el nivel de volumen de la música que escucha, en los que, tanto tú como ellos tengan claras las horas de estudio y las de relajación o entretenimiento. De esta forma, tus hijos forjarán rutinas de trabajo escolar, sin verse privados de sus actividades recreativas favoritas, hecho que mejorará su percepción frente al trabajo escolar. Dales ejemplos de tu propia vida y muéstrales que, aunque ninguno es perfecto y cometemos errores, organizar un ambiente apropiado es un factor clave.

 

Revisa su salud visual y neurológica

Algunos niños presentan problemas de visión desde edades tempranas que los padres detectan tardíamente. Es importante hacer chequeos semestrales o anuales del estado de salud y observar cómo ven los niños, de cerca y de lejos, qué tanta coordinación viso motora tienen, si tienden a dispersarse mientras les hablas, cuál es la postura con la que toman los lápices, porque, en muchos casos, no se concentran debido a dificultades físicas o cognitivas, y es vital detectarlas para contrarrestarlas y que tengan así un desarrollo pleno de sus capacidades.

 

Descarta bloqueos emocionales o de relación con sus pares

Consulta las percepciones de sus maestros, en cuanto al comportamiento, su relación con los otros niños, con el fin de descartar distractores de tipo emocional. En ocasiones, los niños pierden la motivación por no tener herramientas de manejo emocional y deciden bloquear sus propios procesos de desarrollo, como una forma de llamar la atención de sus padres, frente a lo que les sucede.

 

Establece un vínculo amoroso en relación a su vida escolar

Muchas veces, la presión que sufren los niños durante su periodo de aprendizaje, hace que perciban el entorno escolar y el estudio como “enemigos” y generen muchas resistencias frente a la realización de los deberes escolares. Trata, en lo posible, de encontrar una escuela en la que se potencie una relación amorosa con el conocimiento y en la que tu hijo pueda disentir, cuestionar, dialogar. Centra tu atención en el desarrollo de las capacidades y no solamente en el error. Así consolidarás una relación de confianza entre ustedes y con él mismo.

Si nada de lo anterior resulta, pedir ayuda es sano.

También te va a interesar: Por qué a los niños les cuesta aprender matemáticas y cómo superarlo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Redes
Acerca de

ALOHA usa el ábaco como único elemento básico para la enseñanza de cálculos mentales.